Cómo su ADN puede afectar si contrae COVID-19 o si se enferma gravemente

Algunas personas pueden culpar a su ADN por hacerlas más propensas a contraer COVID-19 o enfermarse gravemente si se infectan.

Un estudio de más de 45,000 personas con COVID-19 ha descubierto 13 variantes genéticas vinculado a un mayor riesgo de infección con SARS-CoV-2 o una mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad grave, informan los investigadores el 8 de julio en Naturaleza. El equipo incluye más de 3.300 investigadores en 25 países.

Algunas de las variantes se habían descubierto en estudios anteriores. Por ejemplo, los investigadores confirmaron nuevamente un vínculo genético entre el tipo de sangre y la probabilidad de infectarse, pero no saben por qué las personas con sangre tipo O pueden estar ligeramente protegidas. El estudio también verificó que una variante que desactiva la TYK2 gene aumenta el riesgo de enfermedad grave y hospitalización. Se sabe que esa variante protege contra las enfermedades autoinmunes, pero deja a las personas más vulnerables a la tuberculosis.

Pero se desconocía al menos una asociación: una variante en un gen llamado FOXP4 está asociado con un COVID-19 más grave, encontró el equipo. Esa variante aumenta la actividad del gen y se ha relacionado previamente con el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar intersticial, un grupo de enfermedades que causan cicatrices y rigidez en los pulmones. Fármacos aún por desarrollar que inhiben la actividad de FOXP4La proteína de esta hormona podría ayudar a las personas a recuperarse del COVID-19 o evitar que se enfermen gravemente.

La versión del gen asociada a la enfermedad es más común entre las poblaciones asiáticas y latinas en las Américas, dijo el genetista Mark Daly el 7 de julio durante una conferencia de prensa. Es posible que este vínculo nunca se hubiera descubierto si no se hubiera incluido en el estudio a personas de diversas ascendencias de todo el mundo, dijo Daly, del Instituto de Medicina Molecular de Finlandia en Helsinki (SN: 3/4/21). Solo del 2 al 3 por ciento de las personas con ascendencia europea portan la variante, en comparación con el 7 por ciento de las personas en el Medio Oriente, el 20 por ciento de los latinos en las Américas y el 32 por ciento de los asiáticos orientales.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *